CHIPETA ALTO (2189 m) - PETRAFICHA (2185 m) - QUIMBOA ALTO (2196 m)



Chipeta Alto, Petraficha y Quimboa Alto desde la Selva de Oza - Pirineo Occidental (Huesca).


Un soberbio mundo pétreo de altas cumbres nos aguarda al llegar a la Selva de Oza una vez superadas las numerosas curvas que describe la estrecha carretera que atraviesa el impresionante desfiladero de la Boca del Infierno. El horizonte se expande, destacando claramente al norte el Chipeta Alto, un gigantesco navío calizo que permanece varado eternamente oteando los bosques de Oza. 
El GR-11 atraviesa el Collado de Petraficha, desde él, y al sureste, ganaremos el Chipeta Alto, descendiendo de nuevo al collado para abordar al noroeste la conquista de Petraficha y Quimboa Alto, que forman un cordal con escasos altibajos sucedidos de discretas cotas que realmente arrojan más de una duda sobre la ubicación real de las auténticas cimas. 
Bajaremos al punto de partida por el Paso Anzotiello, completando así una excelente ruta circular que nos llevará a conocer en profundidad este salvaje lugar, que afortunadamente goza de la soledad que veníamos buscando, y de la cual adolecen otros recorridos y ascensiones más célebres de este inigualable entorno natural.

ACCESO
Desde la localidad de Hecho, tomar la carretera (N) que se dirige a Siresa y que luego cruza la Boca del Infierno. Al final del desfiladero (12 km desde Hecho) se sale a terreno despejado. Seguir por la carretera unos 3 km, para desviarse a la izquierda en un leve descenso que lleva a cruzar el río Aragón Subordán. Unos metros más adelante se vuelve a cruzar el torrente de un arroyo a través del puente del barranco de Acherito, justo después podemos estacionar nuestro vehículo. Esta zona es conocida como Guarrinza - La Mina.

Desnivel:  1250 metros.
Longitud total:  16 kilómetros.
Tiempo ida y vuelta:  6h 30 min.


Comenzamos cruzando el puente sobre el barranco de Acherito, tomando de frente (NO) el sendero que nos lleva a rebasar, un poco más adelante, un vallado para el ganado.


La inmensa proa que mira al este del Chipeta Alto nos acompaña según ascendemos los primeros repechos, que realmente son duros desde un principio.


Más arriba dejamos a nuestra derecha la Cabaña de Saburcal.


Frente a nosotros destaca la poderosa imagen del Mallo de Acherito.


El camino no tiene perdida, al encontrarse balizado con las señales del GR-11. Tras la fuerte subida inicial giramos al oeste, observando ya al final del valle que debemos de remontar, el Collado de Petraficha y los paredones de la cara NE del Chipeta Alto.


Imagen del Chipeta Alto, la primera cumbre que ascenderemos en el día de hoy.


El horizonte se abre, obligándonos a hacer una parada para disfrutar y observar las montañas que tenemos al norte. 


En la misma dirección, pero más lejanas, aparecen las soberbias Agujas de Ansabère y el Petrechema.


Continuamos subiendo hacia el oeste entre curiosas areniscas rojas.


Ganamos metros poco a poco, hasta situarnos cerca del Collado de Petraficha.


Collado de Petraficha (1960 m). 
Desde el collado las vistas son esplendidas hacia la Sierra de Alano, Ezkaurre, etc. Siguiendo el GR-11 en descenso llegaríamos al Llano de Taxeras, y más adelante a Zuriza (Valle de Ánso).


Desde el collado giramos a la izquierda (SE), con la intención de subir a la primera de las cimas de esta jornada.


El sendero sube sin sobresaltos por la loma herbosa, vigilados al fondo por la barrera de los Alanos.

CHIPETA ALTO (2189 m).
Apenas hemos tardado 30 minutos del collado a la cima, que nos obsequia con un inmenso panorama de la Selva de Oza, bajo nuestros pies.


Al sur se eleva majestuosamente Peña Forca, custodiada por otros grandes del lugar.


Más lejano se llega a ver el Chinebral de Gamueta.


Volvemos a ponernos en marcha, desandando nuestros pasos hasta el Collado de Petraficha, ante una visión perfecta de nuestro próximo objetivo: la cima de Petraficha.


En el collado abandonamos el GR-11, continuando de frente (NO) por un sendero que nos lleva a ganar la loma que baja de la cresta de Petraficha.


Giramos radicalmente hacia el NE subiendo paralelos a la cresta, siguiendo la línea de algún hito diseminado por la loma, y sudando la gota gorda en un ascenso que se hace duro.


Una mirada atrás nos lleva a ver desde esta posición el Chipeta Alto, siendo visible el sendero que desde el Collado de Petraficha se eleva hasta su cima, por el cual hemos transitado hace unos minutos.

PETRAFICHA (2185 m).
Tras llegar a una punta que parecia más alta, seguimos a la izquierda para poner pie en la cota más elevada (hito), que marca la verdadera cumbre de Petraficha.


Continuamos nuestra singladura por el cordal en busca de la siguiente cima.

QUIMBOA ALTO (2196 m).
Realmente el Quimboa es una alargada y sencilla cresta que consta de tres cotas de similar altitud. La primera que encontramos viniendo de Petraficha, que es en la que nos hallamos, es la más elevada.


Seguimos sin apenas desnivel caminando al noroeste.


Llegamos a la segunda cota del Quimboa (2193 m).


Desde nuestra posición, mirando al norte, vemos a otro viejo conocido: el Chinebral de Gamueta, que asoma por encima de los roquedos más cercanos.


Sin perder más tiempo, volvemos a ponernos en marcha. Un breve descenso nos separa de la siguiente cota, que vemos al fondo.


Alcanzamos la tercera y última cota (2188 m) del Quimboa, continuando a partir de ahora con el mismo rumbo, pero en descenso.


Nos lanzamos raudos, moviéndonos a través de un accidentado terreno kárstico.


Más abajo y siguiendo los hitos, giramos a la derecha (NE).


Continuamos descendiendo para llegar al fondo de una pequeña vaguada, virando a la derecha en dirección este.


Paso Anzotiello (2100 m). 
Desde este collado el horizonte se expande hacia cimas lejanas y muy conocidas.


Un acusado descenso en dirección sureste nos lleva paralelos al barranco de Anzotiello.


Siguiendo los hitos vamos perdiendo metros, dando la vuelta al cordal del Quimboa y Petraficha. Más abajo aparece la proa del Chipeta Alto, la primera montaña ascendida en el largo día de hoy.


El resto del camino no tiene pérdida, llevándonos a enlazar con el camino del barranco de Acherito, que sin más nos dejará en nuestro punto de partida. Resumen: bonita ruta circular llena de encanto y soledad.

Beti Aurrera.  SALUD !!!.