PIC D´AYOUS (2288 m)



PIC D´AYOUS (2288 m) desde Bious-Artigues.  Pyrénées - Atlantiques.


El paraje de los Lagos de Ayous es muy conocido en los Pirineos por ofrecer una de las vistas más hermosas que se pueden obtener sobre la imponente cara NO del majestuoso monarca del Bearn: el Midi d´Ossau. El Pic d´Ayous se alza al norte del refugio homónimo, mostrándose como la más perfecta atalaya de todo el área del Parque Nacional de los Pirineos Occidentales. Esta preciosa excursión discurre por el radiante paisaje de los Lacs d´Ayous, formando parte de un conocido circuito (Tour des Lacs d´Ayous) bastante transitado por senderistas. En el Lac Gentau nos desviaremos al Col d´Ayous, puerto por donde el GR-10 enlaza el valle de Aspe al de Ossau, para a continuación ganar la cima.

Punto de partida:  Lac de Bious-Artigues (1422 m).
Acceso:  desde el paso fronterizo de El Portalet (Huesca) entrar en territorio francés por la D-934, recorriendo en un acusado descenso 15 kilómetros, en este punto encontramos una curva muy pronunciada a la derecha, en el extremo opuesto arranca la estrecha carretera (D-231) que se interna en un precioso barranco y que en varias lazadas gana altura hasta alcanzar el parking superior de la presa de Bious-Artigues.

Distancia total:  13 kilómetros.
Desnivel:  900 metros.
Tiempo ida y vuelta:  4h 30 min.
El retorno lo realizaremos por el itinerario de subida.


Desde las inmediaciones de la presa tomamos el camino (SO) que bordea el lago por la izquierda.


Nos internamos sin pérdida alguna en el valle de Bious, caminando por la pista (GR-10) y cruzando más adelante el torrente por un puente, donde la pendiente se acentúa.


El último tramo de esta pista se encuentra hormigonado, llevándonos a atravesar una cancela para el ganado.


Salimos del bosque para llegar a un gran llano herboso (Bois des Arazures). Dejando de frente el camino (GR-108) que atraviesa el Pont de Bious, y que es utilizado para dar la vuelta al Ossau. Tomamos la bifurcación que sale a nuestra derecha en dirección al Refugio de Ayous.


Volvemos a meternos de lleno en un precioso bosque mixto de hayas y robles.


Salimos del bosque para cruzar otro llano donde se halla la cabaña du Col Long d´Ayous. La silueta del Ossau empieza a tomar entidad según hemos ganado metros.


Alcanzamos el Lac Roumassot, el primero de los tres lagos que vamos a visitar en esta jornada.


Rodeamos el lago para encaminarnos al fondo de este pequeño valle, siempre paralelos al curso del arroyo.


Pasada la cabaña de Roumassot el terreno se empina para superar la caída de agua que se descuelga del siguiente ibón.


Dejamos a nuestro paso, y a la izquierda, el coqueto Lac du Miey.


En pocos minutos y algo más arriba nos situamos al borde del Lac Gentau. Es célebre la imagen del Midi d´Ossau reflejándose sobre las aguas de este bello lago.


Bordeando el lago hasta su final, encima de un promontorio, observamos el Refuge d´Ayous (1982 m), que sirve de apoyo para todo aquel que viene a realizar el famoso Tour des Lacs d´Ayous.


Caminamos próximos a la orilla del lago, y sin llegar al refugio, tomamos el camino balizado (GR-10) que se bifurca a la derecha en dirección al Col d´Ayous.


Continuamos ascendiendo por los numerosos zigzags que traza el camino.


Alcanzamos el Col d´Ayous (2180 m), donde se abre una espléndida vista al valle de Aspe. Abandonamos el GR-10 girando a la derecha.


Avanzamos cerca de la cresta herbosa (ENE), dejando a nuestra derecha una primera cota que lleva a engaño, ya que éste, aunque lo parezca, no es el punto culminante de la ascensión.


En el camino a la cumbre pasamos por un collado intermedio entre las dos cimas con magníficas vistas al Midi d´Ossau.


Un último repecho nos acerca sin más dilación a lo más alto de nuestra montaña.

PIC D´AYOUS (2288 m).
Punto culminante de esta excursión. Extenso panorama sobre los Lacs d´Ayous, Sesques al norte, Ger al NE, Lurien al este. Picos del Infierno, Tendenera y Ossau al SE, Anayet y Collarada al Sur. Aspe y Bisaurín al SO, Pic d´Anie al NO. 


Lo esencial para nosotros es transmitir las sensaciones, respeto y amor a las montañas, caminando por los mismos senderos de nuestros antecesores, intentando aprender algo de nosotros mismos en cada recorrido por este mundo que tanto nos apasiona.


Beti Aurrera.  SALUD !!!.