MALLO DE ACHERITO (2374 m)



MALLO DE ACHERITO (2374 m).  Ascensión desde la Selva de Oza -  Valle de Hecho (Huesca).


Bonita ascensión a esta cumbre de aérea panorámica con excelentes vistas a las majestuosas Agujas de Ansabère y al vecino valle francés de Lescun.

Acceso:  desde la localidad de Hecho remontar el valle en dirección norte por la estrecha "Boca del Infierno" hasta la Selva de Oza,  pasado el camping seguir por la pista unos dos kilómetros para tomar a la izquierda un desvío y cruzar el río Aragón Subordán. Aparcar en un descampado cercano al puente que cruza el Barranco de Acherito, en la zona conocida como La Mina, donde iniciaremos la ruta.
Desnivel:  1200 metros.
Horario ida y vuelta:  6 horas.
El retorno lo realizaremos por el itinerario de ascenso.


Subimos al NO dejando el torrente del Barranco de Acherito a nuestra derecha para encontrarnos con un vallado para el ganado, rebasado éste escogemos el sendero de la derecha que nos internará en el valle. El sendero de la izquierda conduce a Zuriza (GR-11), en el Valle de Ansó, a través del Collado de Petraficha.


Tras la subida inicial el terreno es más cómodo y sin apenas desnivel.


Vamos avanzando sin prisas, sintiéndonos en la obligación de parar y saborear este momento: bucólico paisaje con vacas pastando en los verdes prados.


 Seguimos fácilmente el camino (N-NO), denominado Camino de Francia, que a través del Puerto de Acherito pasa al valle francés de Lescun.


El horizonte se expande hacia nuestro objetivo ...


El poderoso Mallo de Acherito.


A lo lejos divisamos, en el lado francés, la impresionante Petite Aiguille d´Ansabère.


Esta aguja es todo un monumento a la verticalidad y un auténtico desafío para cualquier escalador que la contemple. Uno de los sitios mágicos y salvajes de los Pirineos.


Después de otro rato de disfrute seguimos nuestro rumbo.


Terminamos llegando a la Foya de Acherito, donde está ubicado un pequeño refugio.


¡ATENCIÓN!  Es el momento de abandonar el camino que traemos, dirigiéndonos hacia el oeste fuera de sendero, en dirección al collado que se encuentra alejado, y a la izquierda del Collado del Huerto de Acherito. Consultando en mapas y bibliografía de la zona no hemos encontrado nombre alguno para este paso, bautizándolo nosotros como Collado Foya de Gamueta, por encontrarse bajo el espolón NE de dicho pico (somos así de txulos y rumberos).


Ascendemos hasta encontrar a nuestra izquierda un camino a media ladera que nos acerca al fondo del circo, cerrado por la pared sur del Mallo de Acherito.


 La ladera por la cual caminamos se encuentra tapizada de hermosos lirios alpinos con alguna vaca pastando. La imagen es ideal.


Una subida bastante empinada nos lleva a rebasar un collado herboso para entra en un valle colgado, al final del cual aparece el Collado Foya de Gamueta.


Las paredes, de un triste tono grisáceo, imprimen a la atmósfera un carácter lúgubre y tétrico. En contraposición, la nota amable la encontramos en una vaca que pasea solitaria por este desolado paraje.


Recorremos todo el valle hasta el final, subiendo pegados a la pared de la derecha por un duro y empinado canchal.


       Este lugar tiene una extraña y enigmática belleza, realzada por el incipiente espolón NE que se eleva hasta la cima de la Foya de Gamueta.


Collado Foya de Gamueta (2135 m).  
Aquí nos unimos a nuestro amigo, Kapitán Kanibal, que lleva un tiempo esperándonos. Él salió antes que nosotros y ya hizo cima, volviendo a bajar hasta el collado. El txaval como anda sobrado de energía se une a nosotros para volver a ascender a la cumbre, pero en esta segunda ocasión lo hará acompañado de los mayores de la clase, que siempre vamos algo más rezagados.


Desde esta posición se observa bastante bien la imponente pared norte del Chinebral de Gamueta.


¡ATENCIÓN!  Rebasado el Collado Foya de Gamueta descendemos unos metros y abandonamos el camino, subiendo a la faja rocosa de nuestra derecha (hitos), continuando luego por abundante lapiaz en busca de la cima.


Collado del Huerto de Acherito (2173 m).
Tardamos poco en llegar a este collado, donde entroncamos con el camino que llega a través de la Plana de Diego desde el Refugio de Linza (Valle de Ansó).


Después de un breve receso contemplando los abismos que se abren al SE seguimos hacia la cima.


Subimos por la pendiente de hierba y gravilla en dirección noreste.


El viento sopla del norte haciendo que la sensación térmica baje, a esto se le añade una humedad en el ambiente que se cuela por todos los huesos y que nos deja literalmente helados.

MALLO DE ACHERITO (2374 m). 
Con la niebla cubriendo todo alrededor alcanzamos la cima. El mal tiempo no da tregua alguna y por desgracia impide que podamos disfrutar de las hermosas vistas que ofrece esta montaña, sobre todo de las agujas de Ansabère; una pena. Esperando que os haya gustado esta entrada, nos despedimos hasta otra ascensión que queráis compartir con nosotros.
Sed buenos y no olvidéis de vitaminaros y mineralizaros.
Beti Aurrera.  SALUD !!!.


Otra ascensión dabuten por la zona: Mesa de los Tres Reyes y Petretxema (2 cimas de un golpe).



PICO MURCIA (2351 m)



Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre - Montaña Palentina.


La esbelta elegancia y porte piramidal del Pico Murcia en su soleada vertiente este son por sí solos motivos suficientes para justificar su ascensión. La estratégica posición de esta montaña la convierte en un excepcional mirador sobre la cara norte del Espigüete. Ascenderemos a su cumbre desde el pueblo de Cardaño de Arriba e intentando prolongar más nuestra visión, haciendo más ameno nuestro recorrido, descenderemos por la cuerda que une el Murcia con las cumbres del Cerro del Sillar y de El Castillo, bajando de nuevo hasta el punto de partida en Cardaño de Arriba, completando así una bonita ruta circular.

Punto de partida:  Cardaño de Arriba.
Distancia total:  13 kilómetros.
Desnivel:  1050 metros.
Tiempo ida y vuelta:  4h 30 min - 5 horas.


Partimos desde el aparcamiento existente a la entrada del pueblo, antes de cruzar el puente sobre el Arroyo de las Lomas. Desde aquí cogemos una pista al norte paralela al curso del agua.


En pocos minutos atravesamos un sólido puente sobre el Arroyo Valcabe.


Nada más cruzar el puente giramos a la izquierda (NO), de frente iríamos al Pozo de Las Lomas.


Nos internamos por una vereda que discurre paralela al Arroyo Valcabe.


Esta vereda pronto se convierte en un ancho camino que transcurre sin apenas desnivel, distinguiendo ya en el fondo del valle la cumbre del Pico Murcia.


Avanzamos sin dificultad cruzando sobre pequeños puentes de madera las torrenteras de agua que bajan desde las cumbres.


Tras atravesar un tercer puente, casi en la base del pico, llegamos a una pradera, aquí vadeamos las aguas del Arroyo Valcabe.


Seguimos por el lecho del valle con el arroyo a nuestra derecha.


Continuamos subiendo al SO, pero con apenas pendiente.


Al final del valle damos con un circo glaciar surcado por numerosos derrumbes de roca descompuesta. Siguiendo los hitos comenzamos a ascender notablemente.


El sendero transcurre a media ladera con preciosas vistas según ganamos altura.


Remontado este primer repecho obtenemos una imagen del trayecto que aún queda hasta la cima. Atravesamos un diminuto torrente seco para continuar (NO) con nuestro periplo.


Encontramos la senda que zigzaguea por la ladera sureste y que se eleva de forma más brusca en busca de la cumbre.


Tras una fuerte subida ponemos pie en la cresta rocosa situada sobre el collado sur.


Pasamos a la vertiente oeste para robar a la montaña los metros finales que quedan hasta su cúspide.

PICO MURCIA (2351 m).
Esta cumbre ofrece una completa panorámica de la comarca de Fuentes Carrionas. Al sur, la aguerrida y larga cresta del Espigüete destaca sobre el azul del cielo. Al norte, sobresalen los tres macizos de los Picos de Europa, llegándose a ver la grandiosa pared sur de la Torre Santa o Peña Santa, el pico más alto del macizo del Cornión, en la provincia de León.


Descendemos de la cima para volver al collado sur, distinguiéndose con claridad la cuerda paralela a la cara norte del Espigüete, por donde pasa la ruta que seguiremos para bajar hasta Cardaño de Arriba.


Traspasamos el collado y continuamos en dirección sur.


Desde aquí podemos ver una bonita estampa del valle que hemos utilizado para ascender al Pico Murcia.


El camino gira bruscamente hacia el E, apenas sin perder altura y por terreno herboso.


Hacemos un alto en el camino para disfrutar por última vez de la visión del Pico Murcia.


Hasta ahora el recorrido es prácticamente llano. Superada una primera cota empezamos a perder metros, siempre atentos a la pequeña prominencia del Cerro del Sillar, que nos sirve de referencia.


Avanzamos en un cómodo sube y baja por terreno despejado.


Entre escobonales alcanzamos un collado que se encuentra a la izquierda del cercano Cerro del Sillar.


Desde nuestra posición llegamos a ver Cardaño de Arriba, aprisionado entre cumbres superiores a los 2000 metros. Variamos el rumbo para llegar hasta El Castillo. A partir de aquí comienza lo más "heavy" de esta excursión.


Desde este punto el itinerario es menos evidente, y tendremos que tirar de lógica y de una buena dosis de paciencia. Estamos seguros de que por aquí solo pasan cuatro vacas de vez en cuando y algún senderista despistado o mal informado, como ocurre en nuestro caso. Se trata de una zona poco transitada llena de senderos desdibujados que llevan a la confusión. Ya sea pegados a los espolones rocosos que quedan a nuestra izquierda o por los ¿senderos? que nos llevan a "disfrutar" del delicioso masaje que ofrecen las escobas - todo ello "adornado" de tramos cerrados de una vegetación asquerosamente enmarañada -, sufriremos en esta última parte de la excursión, haciendo de ésta un "delicioso e inolvidable" paseo hasta nuestro punto de partida en Cardaño de Arriba.

Donde hay una voluntad, hay un camino.  SALUD !!!.