CASTILLO D´ACHER (2384 m)



Castillo d´Acher (2384 m) desde la Selva de Oza - Pirineo Occidental (Huesca).


Esta singular montaña es un auténtico capricho de la geología y se encuentra aislada totalmente del resto, destacando fuertemente sobre el cielo de Oza. Su parte superior es un almenado bastión calizo, similar a una fortaleza rodeada de murallas escarpadas que, a primera vista, no ofrece ningún punto débil para su conquista, de hecho, solo tiene contados accesos. Por debajo de las murallas los contrafuertes que lo sustentan son unas empinadas laderas de areniscas rojizas que crean un innigualable marco con el verde intenso de las praderas.

Acceso:  desde la localidad de Hecho atravesar Siresa y continuar al norte para atravesar la imponente Boca del Infierno. Al final del desfiladero se sale a terreno abierto y despejado, antes de cruzar el río a través del puente de Oza, veremos una amplia explanada con unos barracones en ruinas a nuestra izquierda, donde podremos aparcar nuestro vehículo.

Desnivel:  1280 metros.
Distancia total:  13 kilómetros.
Tiempo ida y vuelta:  5 horas.


Comenzamos cruzando el puente de Oza, sobre el río Aragón Subordán. Justo después de atravesarlo sale de frente un empinado sendero que, girando a la derecha, se interna en el bosque.


Ascendemos entre pinos, abetos y hayas (sendero balizado GR-11.1) hasta que el camino se ensancha. 


Unos minutos después tomamos a la izquierda el sendero señalizado al Castillo d´Acher.


Más adelante atravesamos la pista de Espata para proseguir por la penumbra del bosque.


Una dura subida por el bosque nos lleva más arriba a atravesar dos barrancos consecutivos (secos en verano).


Terminamos dejando atrás el bosque por la empinadísima senda, atravesando unas laderas herbosas, con Peña Forca a nuestra espalda.


A nuestro paso dejamos a la derecha el Refugio d´Acher, al cual no hace falta llegar.


Giramos a la izquierda, siguiendo el sendero que bordea la elevación que tenemos delante de nosotros, ante las altivas murallas del Castillo d´Acher. Aquí aprovechamos para tomar un respiro y deleitarnos con las vistas.


Lejos, al noroeste, destaca el Mallo de Acherito.


También vemos otras montañas que ya hemos visitado por esta zona, como el Chinebral de Gamueta.


Vadeamos un curso de agua y atravesamos una zona de llamativas areniscas rojas.


Guiados por hitos vamos avanzando paralelos a la muralla.


Al sur llama poderosamente la atención el característico plegamiento de las paredes de Costatiza.


El sendero empieza a ascender directamente, acercándonos más a la muralla.


En un punto del camino giramos radicalmente a la izquierda, cruzando el terreno rojizo, sin apenas ascender y con unas vistas estupendas.


Fantástica imagen la que obtenemos desde esta posición de Peña Forca.


La dureza de esta última parte, antes de ganar la brecha de acceso a la cima, exige el 100 % de nosotros. Zigzagueando por la empinada pedrera nos elevamos a la velocidad de un caracol reumático.


Sudando a destajo alcanzamos la brecha (2260 m), puerta de entrada a esta amurallada montaña.


Mirando al extremo oeste podemos observar las puntas que defienden esta maravillosa fortaleza, en cuyo interior vemos un grandioso valle hundido en el centro, atravesado por una curiosa franja kárstica que contrasta con el verde de las praderas.


Desde la brecha giramos a la derecha por el marcado sendero, ascendiendo suavemente.


Tras una leve bajada hacemos un giro a la izquierda para superar los últimos metros que nos separan de la cumbre.

 CASTILLO D´ACHER (2384 m).
Atalaya privilegiada sobre la Selva de Oza y sus cumbres. Destaca al sureste la rotunda cara norte de Bisaurín, mucho más alejado vemos el Midi d´Ossau, Balaitous, Infiernos y hasta Monte Perdido.
Sin más, nos despedimos hasta otra ascensión que queráis compartir con nosotros.
Beti Aurrera.  ¡¡ SALUD !!






EZKAURRE (2045 ) por el Ibón de Ezkaurre



Ezkaurre (2045 m) por el Ibón de Ezkaurre.  Travesía Sur - Norte.  Pirineo Occidental (Huesca).


El prodigioso mundo pétreo de Ezkaurre marca la muga entre Navarra y Huesca. Subiremos a este coloso calizo pasando por el Ibón de Ezkaurre, una humilde acumulación de agua en un remanso de verde hierba, cerca de éste, tomaremos el GR-11 en agreste subida hacia el norte, para ganar la cumbre de Ezkaurre, fantástico mirador de la Sierra de Alano y del profundo Valle de Ansó, que queda bajo nuestros pies. Siguiendo el GR-11 descenderemos (norte) hasta el Collado Abizondo, entrando en un precioso hayedo que nos llevará hasta la carretera, cerca del Collado Argibiela, desde aquí no queda más remedio que caminar por el asfalto en dirección Zuriza, desviándonos antes hacia la población de Ansó en busca de la Borda de Abau, nuestro punto de partida.

Acceso:  atravesar Ansó en dirección Zuriza cruzando un magnífico desfiladero. A unos 9 kilómetros y en un altillo, antes de una pronunciada curva a la izquierda, encontramos al lado izquierdo de la carretera la Borda de Abau y unos corrales en el lado opuesto. Aparcar con cuidado en el margen izquierdo.

Desnivel:  1000 metros.
Distancia total:  14 kilómetros.
Tiempo ida y vuelta:  5h 30 min / 6 horas.
Inevitablemente la última parte del recorrido se hace por carretera.


Aparcamiento Borda de Abau (1052 m).
Tomamos la pista que arranca junto a la borda, ascendiendo con escasa pendiente por la amplia vía.


Rodeados de un hayedo, salvamos el barranco de Ezkaurre a través de un puente, sin dejar de ver la magnética figura de Ezkaurre.


¡Atención!  Tras dejar atrás un gendarme rocoso, pasando una curva a la izquierda y poco antes de alcanzar las ruinas de la borda Panchané, tomamos a la derecha un vago sendero (hitos) que asciende entre el matorral.


La subida se hace dura y el sendero se difumina en ocasiones, obligándonos de vez en cuando a parar para tomar un respiro.


Más arriba alcanzamos una zona más suave, variando de dirección al NO. Nuestra referencia es un collado que tiene a su izquierda una destacada loma herbosa, por debajo de él vemos el Refugio de Ezkaurre.


Dejamos atrás el refugio para ascender al collado.


Llegamos al Ibón de Ezkaurre (1685 m), tristemente seco en verano.


¡Atención!  Unas decenas de metros a la derecha, y por encima del ibón, veremos el sendero (GR-11.4) que nos acerca a la pared sur de Ezkaurre.


Tomamos contacto con la parte rocosa de la excursión, donde la caliza se eleva notablemente.


Comenzamos esta dura subida por la parte más soleada de la montaña.


El terreno es empinado, y nos obliga a realizar cortas y fáciles trepadas.


Algo más arriba ascenderemos otro paso vertikal en buena roca.


Sudando la gota gorda, salimos muy altos, girando a la derecha y siguiendo la línea de hitos que nos llevan a la cima.

EZKAURRE / EZCAURRI (2054 m).
Nos asomamos a su borde oriental para sentir la fuerza de la Naturaleza y del Plegamiento Alpino. La verticalidad de este lugar es patente, mil metros de caída hacia las profundidades del río Veral.


Frente a nosotros, al sureste, la Sierra de Alano extiende sus dominios en un alarde de extraordinaria belleza que nos deja sobrecogidos.


Para bajar continuamos al norte por una zona evidentemente kárstica, siguiendo las señales del GR-11.


Más adelante toca afrontar un empinadísimo descenso por terreno algo suelto, donde hay suficientes garantias de pegarse un costalazo.


Traspasamos el Collado Abizondo (1628 m), internándonos en un soberbio hayedo atravesado por el GR. En algunos puntos nos tendremos que agarrar al tronco de los árboles para superar el brusco descenso.


Alcanzamos el asfalto, cerca del Collado Argibiela (1297 m), punto más elevado de la carretera que une Isaba con Zuriza, y que marca la muga entre Nafarroa y Aragón. Tomamos en descenso la carretera, dirección Zuriza.


6 kilómetros caminando por el duro asfalto, que pueden remediarse haciendo "dedo", nos llevan de nuevo a la Borda de Abau, punto de partida de esta bella excursión, y donde damos por concluida esta calurosa jornada. Por delante queda lo más guapo: siesta y cervecita fresca en el camping de Zuriza, mientras los efluvios del alcohol nos llevan, aunque sea momentaneamente, y con la imaginación, a subir todas las montañas habidas y por haber. 
Beti Aurrera.  ¡¡¡ SALUD !!!.


"Dale a la vida una buena razón, y no preguntes como debes de hacerlo".
ROSENDO MERCADO