ALMANZOR (2592 m)



ALMANZOR (2592 m) por la Portilla del Crampón. Descenso por la Portilla de los Cobardes y la Canal de los Geógrafos.


La Sierra de Gredos es el resultado de la última glaciación cuaternaria, durante la cual las nieves y los hielos que cubrían estas montañas y glaciares bajaban por las gargantas, arrastrando morrenas que modelaron los actuales relieves.

En la cordillera podemos diferenciar tres grandes entidades geográficas: 
Macizo Oriental: es la zona montañosa comprendida entre el Cerro de Guisando y el Puerto del Pico.
Macizo Central: es la cresta divisoria entre el Puerto del Pico y el Puerto de Tornavacas.
Macizo Occidental: es el situado entre el Puerto de Tornavacas y el Corredor de Béjar.
Las cumbres más elevadas del conjunto montañoso se encuentran en el Macizo Central y su cota máxima es el Pico Almanzor, una de las cimas que forman parte del denominado Circo de Gredos. Este circo, junto con el de Cinco Lagunas, abiertos ambos hacia el norte, constituyen dos de los parajes más atractivos y salvajes de Gredos. En las crestas que limitan dichos circos se sitúan, además del Almanzor, otras cumbres destacadas que se encuentran entre las más altas de la sierra, como La Galana, el Ameal de Pablo, Cabeza Nevada, etc. Entre las citadas cumbres se extienden crestas, en algunos casos denominadas cuchillares, destacando numerosos y singulares riscos, como por ejemplo los Tres Hermanitos.

Cuenta la leyenda que estando el caudillo árabe Abi Amir Muhammad (Almanzor) descansando con sus guerreros en la ribera del río Tormes, escuchó a los lugareños hablar de una misteriosa laguna rodeada de altivos picos. Interesado en conocer semejante lugar se hizo guíar hasta ella, ascendiendo a la cima más alta de cuantas la rodeaban, que desde entonces lleva su nombre. Lo cierto es que el Almanzor se escaló por vez primera en septiembre de 1899 por Manuel González de Amezúa y José Ibrián Espada. 

La ascensión al Almanzor no es difícil, a pesar de que hay que realizar una pequeña trepada (II sup) antes de coronarlo. En invierno y con nieve o hielo es necesario utilizar piolet y crampones, siendo recomendable, dependiendo de las circunstancias, el uso de cuerda.

✱✱✱

Acceso
Desde la localidad gredense de Hoyos del Espino tomar la AV-931, que tras 12 kilómetros nos lleva al gran aparcamiento de La Plataforma.

Desnivel:  1370 metros.
Distancia total:  19, 4 kilómetros.
Tiempo ida y vuelta:  9 a 10 horas.


Comenzamos ascendiendo paralelos al río de Prao Puerto. El primer tramo es empinado y completamente empedrado.


Algo más adelante dejamos el camino que conduce al Puerto de Candeleda, tomando a la derecha y en fuerte pendiente la dirección a la Laguna Grande.


Tras las rampas iniciales el camino se sosiega, atravesando una zona plana y herbosa conocida como Prado de las Pozas.


Vadeamos las aguas del río Pozas a través de un puente, al lado de los cortados de las Paredes Negras.


Comenzamos un serpenteante ascenso por un camino muy bien trazado.


Más arriba, y a nuestra derecha, encontramos la Fuente de los Cavadores. Por esta zona merodean las cabras monteses, muy habituadas a las personas.


Desde la fuente nos queda una breve subida antes de iniciar un suave descenso flanqueado por piornos. Caminamos por la zona conocida como Los Barrerones, apareciendo súbitamente ante nosotros las cumbres más altas del Circo de Gredos.


La Galana (2568 m). Es la segunda cumbre de Gredos y se encuentra entre los dos circos más agrestes y espectaculares de la cadena: el de Gredos y el de Cinco Lagunas.


Almanzor (2592 m). Cumbre dominante del Circo de Gredos y máxima cota del Sistema Central.


Desde Los Barrerones iniciamos un acusado descenso, dejando a la izquierda otra fuente.


De frente, al sur, vemos el Peñón del Casquerazo y los Tres Hermanitos.


En poco tiempo perdemos unos 150 metros de desnivel desde Los Barrerones. 


Llegamos a la Laguna Grande de Gredos, la más extensa de todas las existentes en la sierra.


La laguna se halla en un precioso entorno, solo un paseo hasta aquí ya merece la pena.


Bordeamos la laguna por su margen izquierdo. Con el deshielo, parte del sendero desaparece por la subida del agua en la laguna, para hacer transitable este tramo hay un cable instalado en la pared, ayudando a superar este obstáculo.


Alcanzamos el Refugio de la Laguna Grande (1950 m).


En las proximidades del refugio vemos un bonito endemismo de esta sierra, la Salamandra de Gredos.


De espaldas al refugio seguimos nuestro rumbo hacia el Almanzor, los hitos dispersos por el terreno marcan el camino.


Llegamos a un rellano granítico, donde varias charcas se nutren del agua que baja de la Hoya del Ameal. La senda cruza por encima de la charca de mayor tamaño.


Al noroeste, muy por encima de nosotros, aparece Risco Moreno y el Ameal de Pablo.


Continuamos animados por este paisaje único. Vemos con clarividencia la canal que debemos de recorrer en su integridad hasta la Portilla del Crampón (línea roja de la imagen inferior), que es la llave que abre las puertas hacia la cumbre del Almanzor.


Vamos caminando de frente a la crestería del Cuchillar de las Navajas, con las vistas a nuestra izquierda de los Tres Hermanitos.


Atravesamos la Hoya Antón, subiendo por una gran pendiente en dirección a la Portilla Bermeja, hasta alcanzar el nevero del Almanzor, donde giramos radicalmente a la derecha para tomar la canal.


Esta canal, sin nieve, se convierte en un fatigoso canchal, que nos obligará a realizar un esfuerzo considerable.


Con nieve las piedras quedan a cubierto, facilitando normalmente la empinada progresión por la canal, siempre que se utilice el material específico para este tipo de terreno.


Advertir que la canal se empina bastante en el último tercio hasta la Portilla del Crampón. Si la nieve se encuentra helada o en malas condiciones, habrá que estar muy atentos en esta zona, sobre todo a la hora de bajar por aquí.


Tras un merecido descanso en la Portilla del Crampón, giramos a la derecha para descubrir la otra vertiente de la sierra, atravesando las paredes que se descuelgan a las Canales Oscuras.


En breve, a nuestra derecha, aparece el escarpado callejón final con algún paso de II sup.


La última dificultad antes de ganar la cima es un bonito y corto muro con buenas presas en excelente roca.

ALMANZOR (2592 m).
Alcanzamos el techo de Gredos y de todo el Sistema Central. Como es de suponer, las vistas son excelentes desde esta estrecha cumbre; todo lo domina, nada se escapa en los cuatro puntos cardinales. No es la primera vez que subimos al Almanzor (tampoco será la última), siempre resulta gratificante estar aquí arriba, es como reencontrarse con un viejo y conocido amigo, aunque sea algo arisco a la hora de acercarse a él, siempre termina abrazándonos y tratándonos bien.


Minutos después volvemos, esta vez hacia abajo, a pasar por el empinado callejón que lleva a la cima.


El descenso lo realizaremos por el lado contrario a la Portilla del Crampón, para ello viramos a la derecha, haciendo un flanqueo hasta la Portilla de los Cobardes, desde donde tenemos unas vistas inigualables del agreste Cuchillar de Ballesteros.


Traspasamos la Portilla de los Cobardes, emprendiendo una larga travesía, paralelos al siempre vigilante Cuchillar de Ballesteros.


Buscando siempre el mejor paso, avanzamos penosamente pero con firme decisión.


Una mirada atrás nos deja ver lo que llevamos recorrido en descenso desde la cima.


Estamos cerca del Venteadero, desde él, podemos acceder a la cima de La Galana en unos 30 minutos, si aún quedan fuerzas y ganas.


Es inevitable parar y observar la preciosa estampa de La Galana, con su canal este todavía con nieve.


Por debajo de nosotros, destaca la impactante masa ocre del Ameal de Pablo.


Una inclinada rampa nevada nos acerca al Ameal.


Ponemos pie en la explanada que se halla en la base del Ameal de Pablo. Aquí nos sentimos aún más pequeños, aplastados por la imponente presencia de este cautivador risco.


Seguimos atravesando bajo la pared sur del Ameal.


Más adelante llegamos a una hondonada con fabulosas vistas a la Laguna Grande y al cuchillar de los Tres Hermanitos.


Atentos a los hitos, iniciamos un acusado descenso entre neveros y canchales, perdiendo altura bastante rápido.


Pasamos de la nieve a la roca, lo cual nos dice que hemos restado muchos metros al Almanzor. Este descenso es duro a través de la Canal de los Geógrafos.


Más abajo llegamos a las charcas que pasamos a la subida, dando nuevamente con el camino que conduce al refugio.


Cruzamos por la pasarela habilitada para salvar las aguas, que desde arriba, mueren en la Laguna Grande de Gredos, desde aquí el camino de vuelta a La Plataforma es ya conocido.

Beti Aurrera.  SALUD !!!.