PEÑA TELERA (2764 m)




PEÑA TELERA (2764 m) por el Paso Horizontal - Sierra de la Partacua (Huesca).


La ascensión a Peña Telera por el "Paso Horizontal" es bastante peligrosa y expuesta en invierno, cuando la nieve o el hielo cubre esta empinada ladera que recorre la base de los paredones de Peña Parda, sin embargo, en pleno verano esta ascensión no presenta problema alguno para cualquier caminante que tenga hábito montañero.

Acceso:  tomando la A-136 en dirección al paso fronterizo del Portalet (Valle de Tena), desviarse a Piedrafita de Jaca, pasada la población seguir unos dos kilómetros carretera arriba hasta llegar al parking del Parque Faunístico de Lacuniacha. Aparcar aquí o en los alrededores.

Desnivel y horario:  1450 metros.  6h 30 min. ida y vuelta.

Aparcamiento (1340 m).
Nos ponemos en marcha tomando la pista de Lana Mayor en suave ascenso.


Un cartel a pie de pista indica la dirección a tomar para llegar al Ibón de Piedrafita, cogemos la desviación, para caminar paralelos al torrente que viene del ibón.


Vamos disfrutando de las vistas sin apenas desnivel, mientras Peña Telera, altiva, va cubriéndose de nubes.


Alcanzamos el Ibón de Piedrafita (1602 m), desde donde observamos la ruta de ascenso.


Rodeamos el ibón por la derecha, siempre atentos a los hitos que nos llevan a un canchal.


En este cuadro tan austero nos sorprende una simpática y curiosa marmota.


El camino asciende entre la pedrera hacia una pared, desviándose a la izquierda para evitarla.


Más arriba superamos un corto resalte con una sencilla trepada, para seguir la senda hacia la derecha.


Entramos en un verde valle colgado.


Desde aquí vemos inexpugnables y atemorizantes estas gigantescas murallas.


Un circo de grandes paredes cierra el paso, siendo fáctible el acceso a través de la Canal de Cachivirizas.


Empezamos a subir por la canal colmatada de derrubios.


Este tramo es muy empinado y cabrón, dando un paso adelante y otro hacia atrás. ¡Terrible!.


Nuestros cuádriceps llegan a calentarse más que un reactor nuclear soviético.


Con las vielas casi gripadas ganamos la Forca o Collado de Cachivirizas (2360 m). 


Desde el Collado de Cachivirizas seguimos hacia la derecha en busca del Paso Horizontal.


Continuamos por esta meseta elevada en dirección a Peña Parda.


Alcanzamos una impresionante proa blanquecina que divide las dos vertientes.


Hacia la derecha entramos en el famoso "Paso Horizontal" a través de un estrecho sendero.


Esta travesía horizontal pasa por debajo de las paredes de Peña Parda.


Atravesamos una zona suspendida sobre los abismos del Circo de Piedrafita.


El Paso Horizontal en invierno se convierte en un pasaje muy delicado y expuesto, donde por desgracia han ocurrido accidentes mortales.


Una posición privilegiada para observar la grandiosidad de Peña Blanca.


Llegamos a un paso algo delicado, donde nos tendremos que ayudar con las manos, para descender unos metros antes de llegar al muro que debemos de superar.


De lejos el muro parece más difícil, pero de cerca se observan las gradas que facilitan su ascensión.


Siguiendo los hitos trepamos sin más obstáculos por el muro.


Salimos ya muy altos sobre el valle.


Encontramos en el suelo bastantes Edelweiss, la Flor de las Nieves.


Seguimos hacia la derecha ya por buen sendero.


Pasamos cerca de la salida del corredor de la "Gran Diagonal", clásica invernal que realizamos hace ya algún tiempo.


Sin nieve es una canal seca con piedras de todos los tamaños a lo largo de todo su recorrido. ¡Cómo cambia la cosa!.


Continuamos por sendero que nos lleva cerca de los precipicios que se abren hacia el norte.


Con vistas a la cima el terreno es más cómodo y se progresa mejor.

PEÑA TELERA (2764 m).
Ganamos la cumbre pletóricos, sabedores de que estamos fuera de los circuitos habituales, y lo que es más importante, el poder conocer un poco de esta alucinante sierra llena de encanto, con unas paredes norte que desafían al más intrépido, sobre todo en invierno, cuando la nieve cubre sus verticales canales.
Nada más, sed buenos y no olvidéis de vitaminaros y mineralizaros, sobre todo con birrita fresquita y refreskante.
Beti Aurrera.  SALUD !!!




MALLO DE ACHERITO (2374 m)



MALLO DE ACHERITO (2374 m).  Ascensión desde la Selva de Oza -  Valle de Hecho (Huesca).


Bonita ascensión a esta cumbre de aérea panorámica con excelentes vistas a las majestuosas Agujas de Ansabère y al vecino valle francés de Lescun.

Acceso:  desde la localidad de Hecho remontar el valle en dirección norte por la estrecha "Boca del Infierno" hasta la Selva de Oza,  pasado el camping seguir por la pista unos dos kilómetros para tomar a la izquierda un desvío y cruzar el río Aragón Subordán. Aparcar en un descampado cercano al puente que cruza el Barranco de Acherito, en la zona conocida como La Mina, donde iniciaremos la ruta.

Desnivel:  1200 metros.
Horario ida y vuelta:  6 horas.


SELVA DE OZA. Guarrinza. 
Subimos dejando el torrente del Barranco de Acherito a nuestra derecha para encontrarnos con un vallado para el ganado, rebasado éste escogemos el sendero de la derecha que nos internará en el valle. El sendero de la izquierda conduce a Zuriza (GR-11), en el Valle de Ansó, a través del Collado de Petraficha.


Tras la subida inicial el terreno es más cómodo y sin apenas desnivel.


Vamos avanzando sin prisas, sintiéndonos en la obligación de parar y saborear este momento: bucólico paisaje con vacas pastando por los verdes prados.


 Seguimos fácilmente el camino (N-NO), denominado Camino de Francia, que a través del Puerto de Acherito pasa al valle francés de Lescun.


El horizonte se expande hacia nuestro objetivo ...


El poderoso Mallo de Acherito.


A lo lejos divisamos, en el lado francés, la impresionante Petite Aiguille d´Ansabère.


Esta aguja es todo un monumento a la verticalidad y un auténtico desafío para cualquier escalador que la contemple. Uno de los sitios mágicos y salvajes de los Pirineos.


Después de otro rato de disfrute seguimos nuestro rumbo.


Terminamos llegando a la Foya de Acherito, donde está ubicado un pequeño refugio.


¡ATENCIÓN!  Es el momento de abandonar el camino que traemos, para dirigirnos hacia el oeste fuera de sendero, en dirección al collado que se encuentra alejado, y a la izquierda del Collado del Huerto de Acherito. Consultando en mapas y bibliografía de la zona no hemos encontrado nombre alguno para este paso, bautizándolo nosotros como Collado Foya de Gamueta, por encontrarse bajo el espolón NE de dicho pico (somos así de txulos y rumberos).


Ascendemos hasta encontrar a nuestra izquierda un camino a media ladera que nos acerca al fondo del circo, cerrado por la pared sur del Mallo de Acherito.


 La ladera por la cual caminamos se encuentra tapizada de hermosos lirios alpinos con alguna vaca pastando. La imagen es ideal.


Una subida bastante empinada nos lleva a rebasar un collado herboso para entra en un valle colgado, al final del cual aparece el Collado Foya de Gamueta.


Las paredes, de un triste tono grisáceo, imprimen a la atmósfera un carácter lúgubre y tétrico. En contraposición, la nota amable la encontramos en una vaca que pasea solitaria por estos parajes.


Recorremos todo el valle hasta el final, subiendo pegados a la pared de la derecha por un duro y empinado canchal.


       Este lugar tiene una extraña y enigmática belleza, realzada por el incipiente espolón NE que se eleva hasta la cima de la Foya de Gamueta.


Collado Foya de Gamueta (2135 m).  
Aquí nos unimos a Kapitán Kanibal, que lleva un tiempo esperándonos. Él salió antes que nosotros y ya hizo cima, volviendo a bajar hasta el collado. El txaval como anda sobrado de energía se une a nosotros para volver a ascender a la cumbre, pero en esta segunda ocasión lo hará acompañado de los mayores de la clase, que siempre vamos algo más rezagados.


Desde esta posición se observa bastante bien la pared norte del Chinebral de Gamueta.


¡ATENCIÓN!  Rebasado el Collado Foya de Gamueta pasamos a la vertiente opuesta, descendemos unos metros y abandonamos el camino para subir a la faja rocosa de nuestra derecha (hitos), continuando por abundante lapiaz en busca de la cima.


Collado del Huerto de Acherito (2173 m).
Tardamos poco en llegar a este collado, donde entroncamos con el camino que llega a través de la Plana de Diego desde el Refugio de Linza (Valle de Ansó).


Después de un breve receso contemplando los abismos que se abren al sureste, seguimos hacia la cima.


Subimos por la pendiente de hierba y gravilla en dirección noreste.


El viento sopla del norte haciendo que la sensación térmica baje y con una humedad en el ambiente que se cuela por todos los huesos.

MALLO DE ATXERITO (2374 m). 
Con la niebla cubriendo todo alrededor alcanzamos la cima. El mal tiempo no da tregua alguna y por desgracia impide que podamos disfrutar de las hermosas vistas que ofrece esta montaña, sobre todo de las agujas de Ansabère; una pena. Esperando que os haya gustado esta entrada, nos despedimos hasta otra ascensión que queráis compartir con nosotros.
Sed buenos y no olvidéis de vitaminaros y mineralizaros.
Beti Aurrera.  SALUD !!!.