REDOVÁN - Vía Botri 2 (6b)




Acceso:  llegar a la parte alta del pueblo de Redován, donde se encuentra el polideportivo, y aparcar en el amplio parking que se encuentra frente a la pared.

Aproximación:  desde el parking tomar la senda que se dirige a la pared, para girar más arriba hacia la izquierda siguiendo las señales del P.R. que se dirigen al Barranco del Chinar. Tendremos que prestar atención para encontrar el pie de vía (nombre escrito en una placa adosada a la roca), tras haber pasado previamente por la vía Botri 1, que se encuentra prácticamente al lado (30 minutos).

Descenso:  una vez concluida la vía subiremos a la línea de cresta para continuar hacia la izquierda (señales del P.R.), llegaremos en una pronunciada bajada a un collado, que rebasaremos para pasar a la otra vertiente y, sin perdida alguna siguiendo siempre el sendero, llegaremos al parking (30-40 minutos).


Sin variar un ápice nuestra desdichada filosofía comenzamos nuestra aventurilla a la hora del vermut ¡Con dos cojones!. Con un calor que podría dañar más nuestros enclenques cerebros, y que muy probablemente se acerque a la desintegración atómica del ADN de cualquier individuo en posesión de sus facultades mentales,  nos metemos en la pared. ¿Os queréis reir un rato? ¿Deseáis ver a una panda de taraos de aúpa cociéndose en sus propios jugos?, pues lo tenéis fácil... Seguidnos.

LARGO 1.  (V)
Empezamos el baile por encima de la plaquita indicadora del nombre de la vía, tirando p´arriba con tendencia a la derecha, para luego progresar en vertikal por el bonito muro siguiendo las txapas hasta la R1, instalada en una cómoda repisa.

LARGO 2.  (V)
Salimos hacia la derecha para atakar un diedro oculto desde la reunión. La línea de txapas nos lleva a la vertikal de la reunión, donde tendremos que superar una bonita placa grisácea que nos conduce a la confortable repisa de la R2.

LARGO 3.  (6a+)
Con pasitos finos y guapetones tiramos pa la derecha hasta encontrar más arriba el paso más Punk del largo: un desplome en buena roca y con un canto fetén, donde no queda más remedio que apretar un poco. La continuación se basa en seguir el txaperio hasta dar con la cómoda repisa de la tercera reunión.

LARGO 4.  (V)
Seguimos nuestra rumbita escaladora entre katxondeito y buen rollo, solo nos faltan unas cervecitas acompañadas con unas tapitas y podríamos llegar a desfasar de lo lindo. Continuando con lo que nos ha traído hasta aquí; diremos que el L4 es mu guapo y, cómo no, siguiendo txapas pa no perderse llegamos a la R4, también bastante apacible y cómoda. Ideal pa instalar el sofá de IKEA y tomar esas birras que con este calor tanto apetecen.

LARGO 5.  (V+)
Este largo es muy mantenido en roca acojonante. Nos toca superar una placa que según ascendemos se pone cada vez más katxonda y calenturienta, obligándonos a poner a prueba nuestras precarias habilidades técnicas en este tipo de terreno. La R5 ya no es tan txatxi como las anteriores (incómoda). Largo pa enamorarse y restregarse hasta la erección.

LARGO 6.  (6a+)
Debemos de superar el diedro con su bonita veta de cuarzo que se encuentra por encima de la reunión. El reto lo afronta Kanibal dándoselo en X (que es una letra muy pornográfica), en la salida desploma un poco y hay que tirar como un titán pa salir del embrollo, luego quedan unos metros técnicos por la placa que va dejándose acariciar antes de llegar a la R6, mucho más incómoda y desagradablemente inhumana que la anterior. Largo orgásmiko de verdad.

LARGO 7.  (6b)
La guinda final. Salimos pa la derecha en dirección a un nicho blanquecino inclinado y con roca rara (nada adherente), hay un paso jodido a izquierdas para encaramarse al nicho de marras. Luego superamos, también malamente, el diedro blanquecino que está por encima y que lleva al orgasmo final; el desplomako con un canto dabuten, donde apuramos sin compasión nuestros niveles de adrenalina llegando al éxtasis corporal. La última reunión se encuentra a escasos metros del puñetero desplome. Largo total de desfogue adolescente. Fin de vía.


Resumiendo:  Un pedazo de vía el que se apuntaron el "Bó" y su compañero de armas, no estaría de más proponer al alcalde del pueblo que se levante una estatua a estos dos individuos por su buena labor a favor de la fauna escaladora que pulula por esta sofocante localidad alicantina.


Por la noche nos juntamos todo el Komando Utópiko desplazado para este evento. Marutxi y Alfredo le dieron a la bici mientras nosotros escalábamos y descubrieron un sitio dabuten (Top Secret) al lado de la playa, donde pudimos desparramar a nuestras anchas con nuestras tontunas sin molestar al personal, con la intención de luego dormir allí y pegarnos un bañiko al día siguiente, antes de marchar pa Madrid.


Pa concluir esta bella y apasionante historia os pongo una fotiko que sirve de ilustración, para que veáis que la desaparición del macho ibérico es todo un bulo. Podéis observar en la imagen a estos tres ejemplares al acecho de cualquier fémina despistada, con especial atención a la gachí alemana. Es cierto que desde la época de Alfredo Landa y Mariano Ozores no se había vuelto a ver tales energúmenos por las playas levantinas... esto es lo que da este país, además de buen jamón de bellota y aceite de oliva.  SALUD !!!