CEBOLLERA (2141 m) - BiziPinrelada



PICO CEBOLLERA por la Laguna Cebollera - Sierra Cebollera (Sistema Ibérico).


La Sierra Cebollera ejerce sobre nosotros un efecto balsámico por sus contrastes y la tranquilidad de sus tierras. Los montañeros están en otros lugares como Urbión o Neila, sus picos y lagunas son más renombrados, y mientras la gente se multiplica por esos lares nosotros disfrutaremos de la soledad más absoluta al descubrir la Laguna Cebollera, que nos invitará a tumbarnos junto a su orilla para respirar calma y olvidarnos del bullicio de otras lagunas famosas, antes de seguir nuestro camino que culminará en el Vértice de Cebollera, donde contemplaremos, entre otras, las elevaciones de los Picos de Urbión y mucho más lejano, ya en tierras aragonesas, el solitario Moncayo. 
Para realizar esta actividad os proponemos una irresistible Kombinazión UtópiKa: bizikleta y pateo (BiziPinrelada en nuestro argot), ya que este lugar se presta a ello por la gran cantidad de pistas que existen y que harán las delicias de cualquier amante de los pedales.

Punto de partida:  Molinos de Razón (Soria).
Desnivel y horario:  1000 metros.  5 horas y 17 minutos ida y vuelta (sin paradas).
Distancia total:  25,4 kilómetros.

Datos del ascenso
Molinos de Razón - Portón Laguna Cebollera (Bizikleta):  500 m desnivel positivo en 8 kilómetros. 1h 20 min.
Portón Laguna Cebollera - Pico Cebollera (Pinrelada):  500 m desnivel positivo en 4,7 kilómetros. 2 horas.

Datos del descenso
Pico Cebollera - Portón Laguna Cebollera (Pinrelada):  500 metros de descenso. 1h 40 min.
Portón Laguna Cebollera - Molinos de Razón (Bizikleta):  500 metros de descenso y... ¡ 17 minutos !.


Molinos de Razón (1960 m).  Por la Calle Pontón salimos en dirección noroeste del pueblo, metiéndole kaña a los pedales a través de la solitaria carretera que lleva al cercano pueblo de Sotillo del Rincón.


Apenas recorremos unos pocos metros por la carretera y cruzamos por el puente el río Razoncillo (que tiene su origen en la Laguna Cebollera), para tomar inmediatamente una amplia pista que sale a nuestra derecha.


Bizikleteamos por la pista dando vista en el horizonte al Pico Cebollera, el objetivo de esta jornada.


Cruzaremos más adelante el río por otro puente, pasaremos cerca de un vetusto corral que queda a nuestra izquierda, donde la pista asciende de forma más notoria trazando varias curvas. Tras 7 kilómetros aparece una bifurcación en la que escogemos la vía de la izquierda.


La pista deja de tener un buen firme para empeorar este último kilómetro. Pasaremos por un entorno en el que los canchales pugnan con la vegetación por el control del terreno.


Nos situamos en el final de la pista, donde girando a la derecha encontramos un portón que impide el paso a cualquier vehículo a motor.


Rebasamos el portón para ascender de manera más brusca por un ancho sendero que se interna en el pinar. Por aquí buscamos un buen escondite para ocultar nuestras monturas de la vista del personal, encadenándolas a un robusto pino. Ahora cambiamos los pedales por el calzado de montaña.


Caminamos cuesta arriba por el rectilíneo sendero.


Sin mayor problema alcanzamos un rellano donde se halla una pequeña balsa. Poco antes giramos a la izquierda y atravesamos las límpidas aguas del arroyo que nace en la laguna.


Tomamos un estrecho sendero que discurre paralelo al arroyo.


Muy pronto descubrimos la Laguna Cebollera. Se trata de un lugar privilegiado, hermoso, tranquilo y acogedor.


Bordeamos la extensión de la laguna por su borde derecho.


Dirigimos nuestros pasos (NO) hacia el fondo del circo de origen glaciar.


Subimos paralelos al arroyo que se descuelga de los neveros que se encuentran en el Alto de la Chopera.


La senda se pierde y optamos por subir a degüello hacia el NE.


Caminamos penosamente entre los brezos y las escobas.


El circo queda claramente a nuestra izquierda.


Por terreno más empinado y terroso alcanzamos el cordal.


Estamos en la línea divisoria de la Comunidad de la Rioja y la provincia de Soria.


Con dirección oeste nos dirigimos al Alto de la Chopera.


Nos movemos por una amplia meseta elevada para variar el rumbo (SO) ante el Pico Cebollera.


Seguimos por el cordal para bajar a un collado antes de alcanzar la cima.


Ascendemos el último repecho que nos lleva a culminar nuestro destino.

 PICO CEBOLLERA (2141 m).
Recorremos con nuestros ojos este paisaje tranquilo, sereno; nuestra mente se limpia, se oxigena, mientras seguimos soñando azotados por las ráfagas del viento que nos enseña lo inmensamente frágiles que podemos ser ante los caprichos de la naturaleza.
Beti Aurrera.  SALUD !!!.